Entendemos por mercancías perecederas aquellos productos que en poco tiempo pierden sus propiedades o que se deterioran bajo determinadas consecuencias medioambientales como la humedad, una elevada o baja temperatura o una determinada presión. Así pues, son perecederos los productos frescos (verduras, frutas, pescado, flores), los farmacéuticos como vacunas y medicamentos y determinados químicos. Debido a su naturaleza, el transporte de este tipo de mercancías y especialmente el transporte de alimentos perecederos debe realizarse bajo unas premisas concretas para asegurarnos de que la mercancía llega en condiciones óptimas a su destino.

ATP, la normativa vigente para el transporte de perecederos

El ATP es el ‘Acuerdo sobre transportes internacionales de mercancías perecederas y vehículos especiales utilizados para este transporte’ y la legislación actual sobre la cual se rige el transporte de este tipo de productos.

Este acuerdo, firmado en Ginebra en el año 1970, tiene como objetivo garantizar que los productos perecederos se transportan bajo unas estrictas normas de seguridad e higiene que garanticen que el producto llegará en óptimas condiciones a su destino final.

Vehículos para el transporte de alimentos perecederos

Según el ATP, existen cuatro vehículos para el transporte de estas mercancías:

  • Unidad isoterma:construida con paredes, techo, puertas y piso aislante que limitan el intercambio de calor y frío entre el interior y el exterior.
  • Unidad refrigerante:unidad isoterma que contiene una fuente de frío que permite bajar la temperatura del interior de la caja hasta los -20º.
  • Unidad frigorífica:unidad isoterma con un dispositivo de producción de frío individual o colectivo que permite disminuir la temperatura de la caja y dejarla permanente entre -12º y -20º.
  • Unidad calorífica:unidad isoterma que permite elevar la temperatura de dentro de la caja, y mantenerla constante a un valor no inferior a 12º.

 Medios utilizados para transportar perecederos

Según nos explican los expertos de Ibercóndor, el transporte de alimentos perecederos puede efectuarse tanto por vía terrestre, como marítima y área. De todos modos, debemos evaluar cada una de las situaciones para escoger una modalidad u otra de transporte.

De esta manera, el transporte terrestre de estas mercancías se efectúa únicamente para trayectos cortos. El transporte por carretera es una alternativa económica, pero para trayectos más largos no se recomienda puesto que es más lento y los alimentos pueden estropearse.

Así pues, el transporte por vía marítima se efectúa con contenedores a temperatura controlada y normalmente se utiliza para productos congelados y frutas más resistentes como los cítricos. En el caso de los productos congelados, sin fecha de caducidad, es muy importante mantener la cadena de frío para asegurar que el producto se transporta de origen a destino a la temperatura adecuada.

Finalmente, en el caso del transporte por vía aérea es la modalidad más fácil y, su vez rápida, para garantizar que el producto llegue a destino en un máximo de 48 horas. Para poner un ejemplo cercano, la mayoría de las piñas y aguacates que se consumen en Europa provienen de países de la América Latina, como México, que llegan a través de aviones preparados para tal fin.

Transporte de alimentos perecederos con Ibercóndor

Contamos con un equipo altamente cualificado con más de 20 años de experiencia. Nuestro departamento está especializado en el transporte de mercancías perecederas por vía aérea y marítima, tanto de exportación como importación, lo que nos garantiza un manejo de alta calidad de todas tus mercancías.

Si estás pensando en exportar o importar mercancías perecederas, nosotros podemos ayudarte.

Ponte en contacto con nosotros, ¡estaremos encantados de atenderte!

CONTÁCTANOS

Si estás pensando en exportar o importar mercancías perecederas, nosotros podemos ayudarte.

Ponte en contacto con nosotros, ¡estaremos encantados de atenderte!

CONTÁCTANOS